Correo gris

El correo gris consiste en mensajes masivos de correo electrónico que no encajan en la definición de spam porque se han solicitado, proceden de una fuente legítima y tienen un valor distinto para los diferentes destinatarios.  Algunos ejemplos son: boletines, anuncios o promociones periódicos dirigidos a los intereses específicos de los destinatarios. El destinatario de correo gris anteriormente ha aceptado recibir ese tipo correo, ya sea de forma voluntaria o involuntaria, aunque el valor de los mensajes haya disminuido con el tiempo.

En las organizaciones empresariales, podría ser difícil abordar el correo gris debido a que algunos destinatarios desean recibir dichos mensajes, mientras que otros los perciben como spam. Por ejemplo: un destinatario del departamento de mercadotecnia podría optar por recibir novedades sobre conferencias del sector, mientras que para un empleado de recursos humanos ese correo constituye spam.